«¿Existe en el País Vasco alguna institución u organismo que tenga programas de inserción laboral para discapacitados?…»

¿Existe en el País Vasco alguna institución u organismo que tenga programas de inserción laboral para discapacitados?…

Todas las estructuras y estamentos de las administraciones públicas en sus respectivos marcos de potestad normativa, desde las europeas hasta las locales, poseen y promueven diferentes programas para la integración laboral de personas con discapacidades. Sirvan de ejemplo las siguientes:

Además de un amplio abanico de organizaciones privadas:

Sin embargo, debido al cambio de paradigma en el tejido empresarial, económico y productivo (evolución hacia la industria 4.0), sin obviar las circunstancias sanitarias y sociales (Covid-19), no debemos desestimar las oportunidades que las personas con discapacidad poseemos también para la formación que nos permita ganar independencia y competitividad en, el cada vez más difícil y automatizado, mercado laboral.

Superación e inclusión
Superación e inclusión

Las personas de cierta edad, recordamos porque lo vivimos, lo que decía en su edición digital del 17/09/2020, el diario “El Independiente”: “En España, en los años 60 y 70, a las personas con discapacidad se las llamaba subnormales. No era una manía de la prensa, donde encontrabas titulares como «Uno de cada 600 nacidos es mongólico», era un término aceptado y extendido.

Había asociaciones de subnormales, políticas para subnormales y hasta un Día del Subnormal. En el 86 se exigió cambiar esa costumbre en los decretos y órdenes de la época. A partir de entonces serían ‘minusválidos’ o ‘personas con minusvalía’. Pero el debate no se ha quedado en el pasado. Antes de que termine el 2020, el Gobierno retomará la reforma para eliminar el término ‘disminuido’ de la Constitución Española. Las políticas públicas españolas hacen referencia a la discapacidad, al menos, desde el siglo XIX”.

Y precisamente porque recordamos de que tiempos y situaciones venimos, somos conscientes que no podemos y no debemos, por nuestro propio interés y/o futuro, permanecer al albur de decisiones tomadas, en la mayoría de las ocasiones, con condiciones muy generales y que no se ajustan a cada caso o tipio de discapacidad. No es lo mismo tener una sordera en uno de los dos oídos, fibromialgia o un cáncer… Obviamente, las limitaciones y necesidades son completamente diferentes.

 

Teniendo en cuenta, claro está, que cohortes enteras de población independientemente si poseen una discapacidad o no, y más bien condicionadas por su año de nacimiento, se pueden transformar de la noche a la mañana en por ejemplo, físicos, matemáticos o ingenieras de telecomunicaciones; y teniendo en cuenta también, que un alto grado del tejido laboral del estado es de bajo valor añadido, la experiencia laboral previa ya no es suficiente para adaptarse a los nuevos retos. Si bien es cierto que en el caso de Euskadi, su universidad pública (EHU/UPV) dependiente directamente del gobierno vasco, ofrece estudios de grado, master y doctorado con exención de tasas a diferentes colectivos, entre los que se encuentra el de las personas con discapacidad (mínimo de cuatro años para la obtención de un título de grado universitario…).

EHU/UPV:  https://bit.ly/2TtwHrR

No obstante, sí existen opciones reales, en cuanto a su factibilidad para que los grupos poblacionales como los anteriormente citados, los cuales en la mayoría de los casos carecen de tiempo y/o base académica, sí puedan acceder a un empleo.

Sirven de ejemplo las muy variadas ramas de formación profesional con grados, tanto medios como superiores, que se imparten en toda la red pública de enseñanza y que son una opción muy demandada por las empresas de todos los sectores (dieciocho meses lectivos, más prácticas obligatorias).

Departamento de educación, red de centros y estudios: https://bit.ly/37Kbe6d

También tenemos a nuestro alcance, una serie de formaciones, que aun no estando regladas, nos permiten adquirir infinidad de competencias, teniendo siempre como objetivo último y más importante la inserción laboral o incluso una mejora en nuestra vida profesional.

Cada vez se tienen más en cuenta las habilidades y competencias adquiridas motu proprio, por cada persona en edad y posibilidad de trabajar. Dos ejemplos podrían ser las certificaciones de la omnipresente empresa Google (https://bit.ly/37KEbit) y los cada vez más utilizados Mooc (cursos en línea masivos y abiertos; acrónimo en inglés de Massive Open Online Course).

Estos son avalados por universidades de todo el mundo e incluso alguno de ellos, por las más prestigiosas como Oxford, Harvard, Cambridge o el MIT (Massachusetts Institute of Technology).

Están a disposición pública en diferentes plataformas, estando dentro de las más usadas, Miríadax (https://bit.ly/3oyArGU) o Coursera (https://bit.ly/3kDGI1y). (La media de duración de los cursos es de unas treinta horas lectivas).

Nuevas competencias.
Nuevas competencias.

En último lugar, por su corto periodo de tiempo desde su implantación en España, pero no así en metodología educativa, calidad de contenidos y enfoque hacia las “nuevas tecnologías”, nos encontramos los denominados bootcamp. Los hay de muy diversas duraciones, pero la gran mayoría de ellos se encuentran dirigidos a la digitalización de las personas trabajadoras. Dos ejemplos cercanos los tenemos en Bilbao; uno impartido por la Kooperatiba Peñascal, el cual acaba de comenzar su segunda promoción (http://www.xn--peascalf5-m6a.org/) y tiene una duración aproximada de mil horas lectivas (muy recomendable desde la perspectiva de IGON CEE SL https://www.igon.com/ ), para el que la única condición es ser demandante de empleo en Lanbide y otro, promovido por la entidad financiera BBK, que tiene una duración de doce semanas y eso sí, un coste de tres mil Euros (https://bit.ly/35EKJMT).

 

Con toda esta información, por otra parte muy accesible en internet, insistimos como centro especial de empleo con más de treinta años de trayectoria dentro del tejido productivo bilbaíno y vasco, que el mejor programa de inserción laboral para personas con discapacidad, es su propia actitud para la formación y poder aportar valor añadido a la empresa en la que se enrole.

Fdo. Gontzal Nespral (Politólogo;  Head of growth en IGON CEE SL).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies